Nuevas baterías LMFP (litio ferrofosfato+manganeso) de CATL

CATL no para de presentar novedades relacionadas con la tecnología de sus baterías. Si hace poco anunció las nuevas baterías Qilin con tecnología cell to pack 3.0, ahora llega el turno de las baterías LMFP. Se trata de unas baterías de litio ferrofosfato a las que se les añade manganeso.

Al añadir manganeso a la fórmula LFP se aumenta el voltaje de trabajo de las celdas y la densidad de energía sin que eso suponga un aumento de coste de producción importante, ya que el manganeso es un material barato.

La densidad energética teórica de las baterías LMFP puede alcanzar una densidad gravimétrica de entre 210 y 230 Wh/kg y una densidad volumétrica de entre 450 y 500 Wh/l, lo que supone entre un 15 y un 20% más densidad que las baterías LFP.

Al empaquetar las celdas, la relación GCTP (celda gravimétrica a paquete) es del 90% y la relación VCTP (celda volumétrica a paquete) es del 72%, una batería LMFP sin módulos CTP (cell-to-pack), podría alcanzar densidades reales de 207 Wh/kg y 360 Wh/l.

BYD realizó en 2013 una investigación relacionada con esta tecnología con la intención de comenzar a desarrollarla. Sin embargo, en 2016 el proyecto fue detenido puesto que los resultados preliminares ofrecían un bajo ciclo de vida y una alta resistencia interna a la conductividad eléctrica. Para solucionar este inconveniente de los ciclos de vida cortos y la baja conductividad, CATL ha añadido materiales dopantes a las celdas ternarias LMFP.

Se comenzarán a producir a finales del 2022.

baterias lmfp catl