Se ha descubierto como aumentar considerablemente la durabilidad de las baterías de litio y azufre

La baterías Li-S (litio y azufre) tienen un potencial prometedor, ya que permiten almacenar 3 veces más energía que las celdas NCM estándar (pueden alcanzar densidades energéticas de hasta 2.600 Wh/kg), cargarse a velocidades ultrarrápidas y reducir su coste hasta los 34 dólares/kWh. El problema que tenían y la causa principal de no poder comercializarlas es que el azufre es tan corrosivo que apenas duraban 30 ciclos de carga y descarga.

A diferencia de las baterías de iones de litio, la reacción química que se produce en su interior conduce a la acumulación de sulfuro de litio sólido y polisulfuro de litio que se disuelven en el electrolito, lo que se traduce en la corrosión del ánodo de litio. El movimiento del polisulfuro afecta negativamente a la vida útil de la batería.

Recientemente, se hizo avances en la investigación de estas baterías, como la creación de una capa intermedia redox (reducción-oxidación) porosa que contiene azufre entre el cátodo de azufre y el ánodo de litio que limita el transporte de polisulfuros.

La capa intermedia redox activa sustituye a las anteriores inactivas y añade capacidad de almacenamiento de energía y elimina prácticamente el problema de su escasa duraciónDentro de la investigación se consiguió que la capacidad de la batería se mantuviera durante 700 ciclos de carga y descarga.

El siguiente paso es evaluar el potencial de crecimiento de esta tecnología para implementarla a mayor escala.

Se dice que LG Energy Solution es el fabricante que tiene el desarrollo más avanzado de este tipo de baterías, y tienen como objetivo comenzar a fabricar celdas de litio y azufre en 2025.

baterias litio azufrebaterias litio azufre