SVOLT presenta las baterías Dragon Armor, más seguras y con hasta más de 1.000 km de autonomía

El fabricante chino SVOLT ha realizado una presentación de su nueva generación de baterías.

Las celdas cuentan con un elevado nivel de seguridad, gracias a un diseño de enfriamiento de doble cara, que sitúa una gran área de las celdas en contacto con la placa de enfriamiento, algo que permite aliviar la presión y la temperatura de una celda por la parte inferior, evitando que traslade sus problemas a otras celdas.

Svolt ha indicado que estas baterías ha superado las pruebas de la «cámara de tortura» que incluye la punción con clavos y la fuga térmica. La prueba de temperatura se realizó a 200 grados, y que ha pasado sin problema.

El nuevo diseño no solo las hace más seguras, también reduce los componentes estructurales en un 20%, eliminando entre 10 y 20 kg de peso por pack.

Las Dragon Armor ofrecerán 3 tipos de químicas de cátodos: NCM, LFP y H-LMFP (hierro-níquel con alto contenido en manganeso).

Las NCM que logran una elevada densidad energética y volumétrica. Ofrecen autonomías de más de 1.000 km. También permiten acceder a tasas de carga ultrarrápida de 4C.

Las H-LMFP se colocarán a medio camino entre las otras dos químicas, con una densidad energética destacable de 220 Wh/kg y una densidad volumétrica de 503 Wh/L. La autonomía estimada es de 900 km. Tienen el doble de rendimiento a baja temperatura respecto a las LFP. Al prescindir del cobalto, las hace un 9,5% más baratas que las NCM. Comenzará su fabricación en 2024.

Las LFP son la opción más económica en estos momentos. No hay datos de su densidad energética, pero ofrecen una autonomía de 800 km.

La tecnología de batería es compatible con una amplia gama de sistemas químicos y está disponible para los modelos de clase A00 a C, lo que puede reducir los costos de adquisición de los fabricantes.

Entrarán en producción en 2023, y se espera que en octubre se instalen en dos vehículos.

bateria svolt dragon armorbateria svolt dragon armor