Continental Green Caliper, los frenos que mejorarán la autonomía de los eléctricos

Continental ha presentado sus nuevos frenos para coches eléctricos, los Green Caliper. Los frenos desarrollados por Continental mejorarán la autonomía de un eléctrico.

El nuevo diseño de la pinza de freno permite que las pinzas sean más ligeras y tengan un par de frenado residual más bajo que las actuales.

Las pinzas de freno pesan hasta 2 kg menos, más otros 3 kg menos por disco, ya que el disco también es mucho delgado y ligero. En total se ahorran hasta 5 kilos por rueda. Este aligeramiento no solamente contribuye a reducir el consumo y aumentar la autonomía de un coche eléctrico, sino que también repercute en una mejor dinámica de conducción gracias a la reducción de masas no suspendidas.

La reducción de la fricción ha sido posible gracias a que el desarrollo de la pinza se ha orientado específicamente a cumplir los requisitos de un freno en un vehículo eléctrico. Cuenta con una retracción activa de las pastillas de freno después de cada frenada. Esto reduce el par de frenado residual entre las pastillas y el disco a menos de 0,2 newtons, lo que significa un funcionamiento prácticamente sin pérdidas de energía por fricción. Otra innovación en el diseño garantiza que el espacio de aire entre la pastilla y el disco sea mayor y se distribuya uniformemente en ambos lados del freno.

A diferencia de los frenos de un vehículo convencional, los de un coche eléctrico se activan con mucha menos frecuencia. En más del 80% de las situaciones de desaceleración, un eléctrico decelera gracias al sistema de recuperación de energía (hasta unos 0,3 g de deceleración), de manera que el freno hidráulico no es necesario salvo en frenadas más intensas o en frenadas de emergencia.

La zona de transición entre la frenada de recuperación y los frenos de disco está controlada por el sistema electrónico de frenado, de manera que los frenos sólo actúan más allá de este punto. Los desarrolladores de Continental han diseñado una pinza más compacta y pastillas de freno más pequeñas y más delgadas. Al mismo tiempo, la pinza de freno más pequeña con su menor altura permite la instalación de un disco de freno de mayor diámetro y, gracias a la reducción de la carga térmica, mucho más delgado, lo que ahorra más peso. Aplicando la misma fuerza en la pinza, se logra mayor potencia de deceleración.

En combinación con el sistema de frenado por cable y un pedal electrónico, la trayectoria más larga de las pastillas (para reducir el par residual) no tiene ningún efecto perceptible para el conductor en el pedal de freno. De esta manera, Continental asegura que con estas pinzas deja de existir ese tacto extraño en el pedal del freno de los eléctricos y algunos híbridos enchufables en la zona de transición entre un sistema de frenado y otro.

Esta tecnología ya está lista para la producción. Comenzará a instalarse en los coches dentro de 2 o 3 años.

continental green caliper