¿Cuánto le afecta el frio a un coche eléctrico?

La asociación automovilística alemana ADAC ha realizado un test para comprobar la pérdida de autonomía en climas fríos que sufren varios de los coches eléctricos que están a la venta actualmente.

Esta pérdida de autonomía por temperatura ambiente baja es causada por dos condicionantes: la necesidad de mantener la temperatura de la batería en un rango óptimo de funcionamiento y la necesidad de calentar el habitáculo. Para que una batería funcione correctamente debe funcionar en un rango de temperaturas comprendido entre los 20 y los 40°C, por debajo de esta temperatura la reacción química que carga y descarga la batería se vuelve menos eficiente. Los fabricantes se esfuerzan por calentarla, pero requiere de energía de la propia batería para el calentamiento. Por otro lado está la necesidad de calentar el habitáculo, para lo que se buscan soluciones de bajo consumo como las bombas de calor, los asientos y volantes calefactados o los sistemas que solo calientan la zona del coche donde está el conductor.

Se ha realizado un viaje de 100 kilómetros con varios vehículos, primero a una temperatura templada y luego con frio. El resultado es variable según lo eficiente que sea el sistema de climatización de cada coche, siendo el Renault Zoe y el Peugeot e-208, de los que menos autonomía pierden cuando las condiciones climáticas son desfavorables. En el lado opuesto se encuentra el Volkswagen ID.3, con un incremento sustancial del consumo energético, y por ende, una perdida de autonomía considerable.

ADAC da algunos consejos para limitar estas pérdidas. El primero es aprovechar la posibilidad de programarlos para que se precalienten antes de salir a la carretera, aprovechando la fase de recarga. La energía para realizar esta operación procederá de la red eléctrica, no de la batería, y la operación solo llevará unos quince minutos. También es aconsejable, dentro de las posibilidades de cada uno, favorecer el estacionamiento en un garaje cerrado. Equipar el vehículo con un volante y con asientos calefactados también reduce las necesidades del uso de la calefacción convencional, que puede configurarse a una temperatura inferior, puesto que son sistemas mucho más eficientes energéticamente.

No es necesario temer por lo que ocurrirá en el caso de que un coche eléctrico se quede atrapado por una gran nevada. Según ADAC, con temperaturas de entre -9 y -14°C, con el motor apagado, la batería alimentando solo la calefacción y manteniendo la temperatura interior en 22 grados; un Renault Zoe tardaría 17 horas en descargar su batería de 52 kWh y un Volkswagen e-up! 15 horas para acabar con los 32,3 kWh de batería, tiempos suficientes para que la situación mejore o recibir asistencia.

autonomia frio coche electricoautonomia frio coche electrico

siguenos en Twitter siguenos en facebook