CATL pone en marcha la primera fabrica sin emisiones y con la mayor tasa de reciclaje del mundo

Una de las críticas de los coches eléctricos es que la producción de su batería contamina y que no se reutilizan sus materiales una vez acaba su vida útil. CATL, el mayor productor de baterías para coches actualmente, ha puesto la primera piedra para evitar estos problemas iniciando su actividad en una nueva fabrica de baterías con cero emisiones de carbono y de una altísima tasa de recuperación de materiales.

La compañía ha apostado por maximizar la eficiencia y el uso de energías renovables para alimentar las operaciones de esta innovadora fábrica, que además destacará por su bajo consumo energético gracias a algoritmos, y además al aprovechamiento de hasta la más pequeña cantidad de residuos para recuperarlos y volver a usarlos en nuevos productos. CATL ha seleccionado a la población de Yibin (China), como un emplazamiento clave donde la disponibilidad de energía procedente de los saltos hidroeléctricos que permite alimentar el 80% de las necesidades de la fabrica. El otro 20% de energía se obtiene mediante placas fotovoltaicas instaladas en la propia fabrica.

La gestión de circuito cerrado de residuos reciclados de CATL permite alcanzar una tasa de recuperación del 99,3% de las materias primas, incluidos el níquel, el cobalto y el manganeso, para que puedan ser reutilizados una y otra vez en el ciclo de producción de baterías. Todos los residuos producidos durante la fabricación se reciclarán y la tasa de recuperación de metales preciosos de las baterías puede alcanzar casi el 100%.

fabrica baterias neutra emisiones catlfabrica baterias neutra emisiones catl

siguenos en Twitter siguenos en facebook