NVIDIA presenta el procesador de conducción autónoma Drive Thor que llegará en 2025

Se ha presentado el procesador NVIDIA Drive Thor, la nueva la plataforma informática que centraliza la conducción autónoma y asistida, además de otras funciones digitales como puede ser el sistema de infoentretenimiento del coche.

NVIDIA ha cancelado Atlan, su procesador posterior a Orin planificado para los coches de 2025. En su lugar, NVIDIA ha anunciado Thor, un procesador aún más poderoso que se lanzará en el mismo período de 2025. En el momento del anuncio de Atlan, se planeo que este fuera un procesador de alto rendimiento que ofreciera 1000 TOPS de rendimiento. Esto ya suponía mucha más capacidad en comparación al Drive Xavier de 30 TOPS y del Drive Orin de 254 TOPS.

El procesador Thor está programado para ser aún más poderoso que lo que NVIDIA había planeado para Atlan, alcanzando los 2000 teraflops de rendimiento.

DRIVE Thor utiliza núcleos ARM Poseidon AE actualizados, lo que lo convierte en uno de los procesadores de mayor rendimiento de la industria. Si bien NVIDIA no ha anunciado el nodo de proceso, si se sabe que utilizará 77.000 millones de transistores. El chip Orin cuenta con 17.000 millones de transistores.

Los últimos avances de CPU y GPU de este procesador, permiten ofrecer un gran rendimiento con un consumo de energía reducido.

Además del rendimiento bruto, DRIVE Thor ofrece un salto increíble en la precisión de la red neuronal profunda, ya que marca la primera inclusión de un motor transformador en la familia de plataformas AV.

Las redes de transformadores procesan los datos de video como un marco de percepción único, lo que permite que la plataforma informática procese más datos con el tiempo.

Con una precisión de coma flotante de 8 bits (FP8), formato de datos recientemente estandarizado, presenta un nuevo tipo de datos para la automoción. Tradicionalmente, los desarrolladores de AV ven una pérdida de precisión al pasar de formatos de datos de punto flotante de 32 bits a enteros de 8 bits. La precisión del FP8 facilita esta transición, haciendo posible que los desarrolladores transfieran tipos de datos sin sacrificar la precisión.

Al igual que el chip DRIVE Orin de la generación actual, DRIVE Thor se sirve de la productividad del kit de desarrollo de software Nvidia DRIVE, que está diseñado para ser funcionalmente seguro a nivel ASIL D y se basa en una arquitectura escalable, por lo que los desarrolladores pueden transferir sin problemas su desarrollo de software anterior a la última plataforma.

La principal ventaja del nuevo procesador Nvidia DRIVE Thor es que permite el reemplazo de numerosos chips y cables del coche, lo que redunda en una notable reducción de los costes generales del conjunto.

El SoC es capaz de realizar computación multidominio, lo que significa que puede dividir tareas para la conducción autónoma y el infoentretenimiento en el vehículo. Este aislamiento de dominio de cómputo múltiple permite que los procesos simultáneos de tiempo crítico se ejecuten sin interrupción. En una computadora, el vehículo puede ejecutar simultáneamente Linux, QNX y Android.

Normalmente, este tipo de funciones están controladas por decenas de unidades de control electrónico distribuidas por todo el vehículo. En lugar de depender de estas ECU distribuidas, los fabricantes ahora pueden consolidar las funciones del vehículo utilizando la capacidad de DRIVE Thor para aislar tareas específicas.

nvidia drive thornvidia drive thor