Los secretos del próximo radar 4D de Tesla

La conducción autónoma llegará en algún momento a los vehículos, aunque sea solo como asistencia y no para sustituir al conductor. El debate de si deben de usar LIDAR o no para garantizar la seguridad de la conducción autónoma, lo cierto es que Tesla cree que el camino escogido por ellos es la acertada.

Actualmente, la gran mayoría de vehículos, incluido Tesla, emplean un radar delantero modelo ARS410 de Continental. Este radar tiene un alcance de hasta 160 metros permitiendo detectar vehículos y objetos incluso en las condiciones climáticas más adversas, que dificultan el trabajo de las cámaras. Es capaz de posicionar y de calcular la velocidad relativa de estos vehículos y objetos respeto al coche, y es el pilar fundamental para el control de crucero adaptativo. El radar de Continental tiene una visión en 2D, esto significa que reconoce un objeto a lo ancho y en profundidad. Para seguir a un vehículo en vías rápidas esta bien, pero no sabe que tipo de objeto es, ni si se esta en movimiento o no.

Para reconocer un objeto como lo haría un LIDAR, Tesla añadirá un nuevo radar 4D a su sistema de conducción autónoma. La visión 4D es que puede ver el entorno en 3D (ancho, alto y profundidad), y a mayores está el tiempo, que sería la cuarta dimensión. Esta visión permite reconocer cualquier objeto, en movimiento o no, e incluso puede reconocer las partículas de contaminación del aire. Tendrá el doble de alcance de su radar actual que sería capaz de ver lo que ocurre por delante del coche hasta a 300 metros de distancia, permitiendo reaccionar en la mitad de tiempo. También escanea 30 fotógrafas por segundo y tiene una apertura de entre 100º y 140º de campo de visión horizontal y 30º de elevación vertical, ofreciendo un sistema de reconocimiento de alta resolución. El radar 4D ve el entorno como lo hace un ojo humano o una cámara, pero con la ventaja de que no es engañado o cegado por las condiciones climatológicas.

Para comprobar que lo detectado por el radar es correcto, correlaciona los datos obtenidos con la inteligencia artificial del procesador y de la base de datos de la nube.

El resto de hardware será como hasta ahora, con un conjunto de 12 sensores ultrasónicos, ocho cámaras, pero con mejoras en sus capacidades de detección.

De las ocho cámarastres están situadas tras el parabrisas. La cámara de gran angular de 120 grados se emplea para las maniobras realizadas a baja velocidad en entornos urbanos. Es la encargada de reconocer los semáforos, las señales de tráfico, los obstáculos y los distintos objetos del entorno en una distancia máxima de 60 metros. La cámara principal, la más polivalente, sirve para cubrir el rango de distancias entre la anterior y aproximadamente los 150 metros. Por último, cuenta con la de visión más estrecha y largo alcance, útil a altas velocidades, que reconoce obstáculos desde los 150 a los 250 metros por delante del coche.

En cada lateral se montan dos cámaras con visión frontal y trasera. Las primeras con un ángulo de visión de 90 grados y un alcance de 60 metros, detectan los vehículos que se incorporan al carril propio y aportan información sobre las intersecciones con poca visibilidad. Las que están dotadas de visión trasera supervisan los puntos ciegos traseros a ambos lados del vehículo alimentando la información que requiere el sistema de aviso de vehículo en el ángulo muerto para las incorporaciones a otro carril. La cámara de visión trasera, además de ayudar a aparcar, es capaz de ver 50 metros hacia atrás para hacer funcionar la función "Smart Summon".

Los 12 sensores ultrasónicos con un rango de visión de hasta ocho metros tras la última actualización, detectan objetos sólidos y blandos y sirven tanto como sensores de aparcamiento como para detectar vehículos cercanos alrededor del coche cuando este se encuentra en movimiento.

radar 4d tesla conduccion autonomaradar 4d tesla conduccion autonomaradar 4d tesla conduccion autonoma

siguenos en Twitter siguenos en facebook