El Ford Mustang Mach-E cuenta con un sistema de cálculo de autonomía inteligente

Ford ha implementado en el Mustang Mach-E un software inteligente llamado "Intelligent Range", que es capaz de estimar la autonomía real restante en su batería sin variarla en todo el recorrido. En los sistemas habituales de cálculo de autonomía la base son los consumos locales realizados durante los últimos minutos u horas de circulación y, en algunos casos, también de la orografía y el tráfico. El sistema de Ford se basa en datos obtenidos a partir de los consumos de otros coches que pasaran previamente, la meteorología prevista, el tráfico, el historial de consumo del vehículo y la orografía.
Gracias a la introducción de múltiples variables, el conductor tendrá al alcance una previsión realista de cuantos kilómetros puede hacer con la carga de batería disponible.
Cuando se configura una ruta, los datos completos se descargan al coche, para no tener que depender de la conexión a internet durante el recorrido. La ruta se divide en varios segmentos discretos en función de la orografía. Por ejemplo, si en el recorrido hay un puerto, se dividirá en un tramo de subida y un tramo de bajada. En cada uno de ellos se utilizan consumos diferentes para calcular los kilómetros que se restan a la autonomía y los que se suman (en la bajada por ejemplo). Este tipo de cálculo evita que la autonomía descienda bruscamente durante la subida para luego recuperarse en la bajada, evitando sustos innecesarios al conductor.
La predicción se ajusta un poco más con los datos de consumo particulares de cada conductor. Ford estudia los hábitos de conducción típicos del vehículo específico cada día de la semana, dividiendo el tiempo en bloques y teniendo en cuenta las condiciones de tráfico en cada momento y la temperatura exterior. Finalmente se presenta un único dato que prácticamente no varía durante el recorrido. El dato que ofrece el tablero del Mustang Mach-E no varía salvo que las condiciones del viaje cambien radicalmente o si se cambia de ruta. Cuando eso ocurra, el conductor lo sabrá porque el coche se lo indicará con un mensaje emergente que indica el motivo. Aún así el software aporta tranquilidad al conductor, porque esos mensajes emergentes serán muy escasos.
Tener un algoritmo basado en el aprendizaje permite no hacer suposiciones.
Cuando el coche llega por primera vez a manos de su propietario, las predicciones de autonomía comienzan teniendo en cuenta el promedio en toda la flota para ese tipo de vehículo. Luego, con el tiempo se va puliendo la predicción con los detalles individuales.
El software se basa en dos protocolos de predicción distintos, que no estarán disponibles a la vez. El primero es el cálculo local basado en los hábitos del conductor, que estará desde el inicio. El segundo está basado en la nube, y no llegará hasta mediados de 2021.
Ambos sistemas requieren que los conductores participen en el programa de servicios conectados de Ford. A cambio, y para incentivar que sus clientes se adhieran a él, el fabricante está ofreciendo entre tres y cinco sesiones de carga gratuitas tras el registro. Sin el plan de conectividad, el sistema Intelligent Range no puede acceder a la mayoría de los datos que necesita para funcionar.

Ford Mustang Mach-E Intelligent Range sistema de calculo de autonomía inteligente
siguenos en Twitter siguenos en facebook