Detalles técnicos de la nueva batería Blade de BYD

El fabricante BYD ha facilitado los secretos técnicos de su nueva batería Blade.
La gran mayoría de baterías empleadas en coches eléctricos son de químicas NCM (níquel, cobalto, manganeso), pero BYD ha tomado una ruta diferente a su competencia y ha continuado desarrollando las baterías de litio-ferrofosfato (LiFePO4).
Las baterías de litio-ferrofosfato tienen la gran ventaja de que son más baratas que las NMC, gracias a que no contienen materiales costosos como el cobalto. Pero como contraparte, no han sido empleadas por culpa de su baja densidad energética.
Ahora BYD ha resuelto en gran medida el inconveniente de la densidad energética de las batería de litio-ferrofosfato. Las baterías Blade están fabricadas en celdas prismáticas con una longitud de entre 60 cm y 2,5 m, lo que supone multiplicar por 10 los tamaños promedio de las celdas actuales, y que supondrá eliminar material y espacio ocupado por las carcasas de las celdas individuales. Esto permite alcanzar una densidad energética de 140 Wh/kg, que es la misma densidad energética que logran la media de las baterías actuales de NCM. Mientras que la energía específica solo aumenta un 9% en comparación con la generación anterior, las celdas Blade permiten aumentar hasta un 50% la densidad volumétrica. Su capacidad volumétrica pasa de los 251Wh/L a los 332 Wh/L, aumentando en un 30% la densidad energética que las LiFePO4 actuales. Estas dos mejoras supondrán reducir el espacio y el peso de los packs.
Si el coste es una de las ventajas de esta química, el precio es un 30% menor en las nuevas celdas, gracias a la eliminación de material de las carcasas. Según los últimos datos, los precios de las celdas de litio-ferrofosfato han logrado romper la barrera de los 100 dólares el kWh, siendo en estos momentos 85 dólares el kWh.
Pero si en algo destacan este tipo de celdas son su larga vida útil. Serán capaces de aguantar al menos 1,2 millones de kilómetros en 8 años. Una distancia que supera de largo la vida de las celdas de litio actuales y que promete coches con una duración casi ilimitada.
Además de suponer un avance en rendimiento, también hay un gran incremento de seguridad. Las celdas han sido sometidas a pruebas extremas para comprobar su resistencia. En los test de perforación no emitió humo ni fuego y la temperatura de su superficie sólo alcanzo de 30 a 60°C. Bajo las mismas condiciones de funcionamiento extremo, una batería estándar de litio excede los 500°C y se incendia violentamente, mientras que una batería de litio-hierrofosfato, alcanza temperaturas de 200 a 400°C y no emite humo ni llamas a la vista. En pruebas extremas que aplastan, doblan, calientan en un horno a 300°C o sobrecargan un 260%, ninguna de estas pruebas resultó en incendio o explosión.


batería Blade de BYDbatería Blade de BYDbatería Blade de BYD
siguenos en Twitter siguenos en facebook