Análisis de cargadores domésticos de pared para coches eléctricos

El reputado club de automóviles alemán ADAC, ha decidido hacer una serie de pruebas a varios cargadores domésticos de pared para ayudar a informar al cliente de un vehículo eléctrico cual es el más adecuado para instalar en el garaje de su casa.
Las diferentes pruebas que se han realizado muestran qué nivel de eficiencia tienen, cual es su facilidad de uso y qué seguridad proporcionan en caso de algún fallo eléctrico tanto de la red como del coche.
Por lo general, cuando se compra un coche eléctrico, el concesionario tiene disponible un cargador propio, que buena parte de los cliente compran a la vez que el coche. Lo que pasa es que el mercado de cargadores se ha incrementado, y no siempre el que tiene disponible la marca tiene por que ser el mejor.
Se pueden comprar tanto en tienda como online, y según la potencia de carga y la marca, los precios de los cargadores suelen situarse entre los 500 y los 2.500 euros, aunque hay excepciones en comercios minoristas aproximadamente por 300 €. Pero como vamos a descubrir, cuando un cargador es más caro está justificado.
Se testaron 12 modelos de cargadores con potencias de carga de entre 3,7 y 22 kW, y los resultados desvelan que hay grandes diferencias entre ellos.
Los cargadores que obtuvieron la calificación de "buenos" y las mejores puntuaciones fueron el de la marca ABL eMH1 de 11 kW (865 €), seguido del cargador Mennekes AMTRON Xtra 22 C2 de 22 kW (1.903 €).
Los cargadores con calificación de "suficientes" fueron los Keba KeContact P30 (762 €) y Wallbe Eco 2.0 (499 €) con potencias de entre los 3,7 y los 4,6 kW, y un escalón por debajo los Innogy eBox (707 €) y Schneider-Electric EVlink (965 €) de 11 kW.
Un dato a tener muy en cuenta, los Innogy y Schneider no llevan instalada una protección contra fallos de corriente continua, esto es obligatorio añadir cuando se hace la instalación eléctrica de casa, y este detalle hace incrementar entre los 300 y 400 € la factura total. En el caso de los cargadores de Keba y Wallbe, hay que añadir la protección contra fallos en corriente alterna, pero el precio al tratarse de una instalación más sencilla solo incrementa entre 20 y 40€.
Los cargadores que se han clasificaron como "malos" e incluso peligrosos, son los modelos Annies-Carparts Simple EVSE (399 €) y Franz Röcker EVSE Bausatz (303 €) con potencia de 11 kW, ya que en el test se mostró que estos cargadores no se apagan si el vehículo muestra un mensaje de error o si se produce fuego o lesiones personales al usuario.

test cargadores domesticos de pared para coches electricos
siguenos en Twitter siguenos en facebook